ZAPATEROS ANONIMOS







ZAPATEROS ANONIMOS Y FAMOSOS A LA VEZ

"E tique, tuque taque, se pasa todo el día
Giusepe el zapatero, alegre el remendón,
masticando el toscano per fare economía,
pues quiere que su hijo estudie de doctor".
Guillermo del Ciancio. "Giusepe el zapatero". (Grabado por Carlos Gardel el 1-12-30)

Todos los barrios tuvieron, y todavía quedan algunos, su taller de compostura de calzados, el "zapatero remendón" como se lo llamó popular y cariñosamente.
Me acuerdo de uno que había en Villa del Parque; cuando yo era chico, allá por fines de los 50 y principio de los 60; que tenía su pequeño taller en la calle Pedro Lozano casi Nazca, Don Alfonso, un español muy agradable y de muy pocas palabras, siempre tenía en su boca un cigarrito del tipo de los "Avanti". Su esposa, doña María, también española, simpática y muy locuaz lo ayudaba en las tareas, se ocupaba de poner los zapatos en la horma. Hace ya varios años que el local cerró, las planchas brillantes de cuero para las suelas desaparecieron, hoy en su lugar atiende un kiosco.

En el primer piso de Chacabuco 91 se encuentra el taller de propiedad de Alberto Sánchez, quien está al frente del local desde hace doce años aproximadamente; aunque la actividad se viene desarrollando desde hace más de veinte; en él trabaja su hijo Ariel, que recibe los zapatos para arreglar, y Mario de la Cruz, el remendón, originario de la hermosa Misiones.

Si bien el trabajo sufrió una caída respecto a otros tiempos, la media suela sigue siendo la protagonista, le siguen de cerca los tacos de goma para hombres y las tapitas para los tacos y taquitos del calzado femenino. "Lo que hace rato que no piden es la suela entera". El olor a cuero y a las ceras para el lustre se apodera del local. Una máquina para pulir los bordes de las suelas, y para lustrado preside las instalaciones, atestadas de zapatos viejos, de frascos de tintas y de planchas de suela.

"Aquí también arreglamos pelotas de fútbol, carteras cinturones, bolsos y valijas, pero el fuerte siguen siendo los zapatos", comenta de la Cruz, mientras clava un taco en el trespiés.

Entre otros talleres de composturas recordamos: al de Gándara y Triunvirato; al "Relámpago" de Boulogne sur Mer casi Corrientes; al de Fermín Béliz en Bolivia y Avellaneda, en el barrio de Flores; al de Salta 1227, en el barrio de Constitución; al de "Maxi", en México al 2700; el "Orense", de Montevideo al 700; el "Romeo", en Alsina 2102; el de "Gastón", en Acoyte al 100; el de Antonio Guarino, en Zapiola al 2400; el de Oscar Martello, en Gurruchaga al 500; el de "Osvaldo", de Rivadavia al 5500; el "Omega" de Alsina 1945; y el de Marcos Savio, en Tinogasta al 3000, en Villa del Parque.

Mejor Posts

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...