RELIGION MERCEDARIOS



MERCEDARIOS
La Orden Real y Militar de Nuestra Señora de la Merced y la Redención de los Cautivos, más conocida como Orden de la Merced (en latín: Ordo Beatæ Mariæ Virginis de Redemptione Captivorum), es una Orden religiosa católica, fundada en 1218 por San Pedro Nolasco (ca. 1180–1245) para la redención de los cristianos cautivos en manos de musulmanes (60.000 hasta 1779). Los mercedarios se comprometen con un cuarto voto, añadido a los tradicionales de pobreza, obediencia y castidad de las demás órdenes, a liberar a otros más débiles en la fe, aunque su vida peligre por ello.
Los mercedarios en el mundo
En el año 2009, la Orden posee 157 casas y 724 religiosos.[7] Estos frailes se extienden por 22 países (Angola, Argentina, Bolivia, Brasil, Camerún, Colombia, Chile, Ecuador, El Salvador, España, Guatemala, Honduras, India, Italia, México, Mozambique, Panamá, Perú, Puerto Rico, República Dominicana, EE.UU., Venezuela);[8] estructurados en nueve provincias (Aragón, Castilla, Perú, Chile, Argentina, Romana, Quito-Ecuador, México y Brasil), y cuatro Vicarías (Venezuela, Centroamérica, Caribe y EE.UU.).

El carisma mercedario y las nuevas formas de cautividad

Entre 1776 y mediados del s. XIX se producen las últimas redenciones de cautivos,[9] desde ese momento se hace necesario la redefinición de las funciones de la Orden. Así, desde la restauración de la Orden en 1880 por el Maestro General P. Pedro Armengol Valenzuela, se produjo una reflexión para profundizar en cuál debía ser la tarea de los mercedarios en los nuevos tiempos.
A partir de ahí, se abrieron colegios (por ejemplo, el "Tirso de Molina"[10] en 1910 en Ferrol, España) y se establecieron misiones (por ejemplo en 1922 en el Piauí,[11] Brasil).
En las Constituciones de la Orden, actualmente en vigor, de 1986 se dice: "Las nuevas formas de cautividad, constituyen el campo propio de la misión y cuarto voto mercedarios, se dan allí donde hay una situación social en al que concurren las siguientes condiciones:
  1. es opresora y degradante de la persona humana;
  2. nace de principios y sistemas opuestos al evangelio;
  3. pone en peligro la fe de los cristianos; y
  4. ofrece la posibilidad de ayudar, visitar y redimir a las personas que se encuentran dentro de ella."[12]

Historia de la Orden de la Merced

Fuentes cronísticas para la historia de la Orden

Dice Fr. Guillermo Vázquez que siendo los mercedarios pocos "estamos excusados de buscar los innumerables mártires, doctores, escritores, obispos y santos que no cabían en tan exiguo número de religiosos",[13] por eso habrán de pasar más de dos siglos hasta que poseamos la primera obra cronística de la Orden. Antes, debemos ceñirlos a los documentos, bulas pontificias, diplomas regios,... para poder acercarnos a los orígenes del instituto.
  1. Speculum fratrum Ordinis Beatissime Dei genitricis Marie de Mercede Redempcionis Captivorum,[14] redactado por Nadal Gaver en 1445. Se conservan tres manuscritos, el conservado en el Archivo de la Corona de Aragón de 1445,[15] en la biblioteca municipal de Toulouse de 1470,[16] y en la Colección Robbins de la Universidad de Berkeley copiado poco después de 1445.[17] Esta obra es fundamental por verse reflejada en crónicas posteriores. Cuenta con una historia de la fundación de la Orden, de los superiores de Barcelona, de las divisiones sucedidas en la Orden y con las Constituciones amerianas de 1272 (en catalán) y las albertinas de 1327.
  2. Opusculum tantum quinque super commutatione votorum in redemptione captivorum[18] de Pedro Cíjar, publicado en Barcelona en 1491. en este texto, que versa sobre el alcance del cuarto voto mercedario, se contienen notas sobre el nacimiento y vida de Pedro Nolasco.[19]
  3. Regula et Constitutiones sacri ordinis beatae Mariae de mercede redemptionis captiuorum,[20] redactadas por Gaspar de Torres, publicada en Salamanca en 1565. Junto con la Regla y Constituciones de la Orden, el autor añade dos obritas, una en latín, De initio ac fundatione sacri Ordinis beatae Mariae de Mercede Redemptionis captivorum, y otra en castellano, Declaración en lengua vulgar de las Constituciones y Ordinario de la Religión, en la que dedica varios capítulos a hablar de la fundación.[21]
  4. Regula et Constitutiones sacri ordinis beatae Mariae de mercede redemptionis captiuorum,[22] editadas por Francisco Zumel, en Salamanca en 1588. Al igual que en el caso anterior, junto a la parte jurídica de la Regla y las Constituciones, encontramos dos obras históricas: De initio ac fundatione sacri Ordinis beatae Mariae de Mercede Redemptionis captivorum, basada en la obra de igual nombre de Gaspar de Torres; y De Vitis Patrum que narra la vida de los Generales de la Orden desde el inicio, en este caso, el autor aduce fuentes propias, manuscritos antiguos, que harían, por ejemplo, que la vida de Pedro Nolasco contenga diferencias .

Mejor Posts

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...